Quinta

quinta.jpgquinto, ta.

(Del lat. quintus).

5. m. Cierta especie de derecho que se pagaba al rey, de las presas, tesoros y otras cosas semejantes, que siempre era la quinta parte de lo hallado, descubierto o aprehendido.

6. m. Parte de dehesa o tierra, aunque no sea la quinta.

7. m. Medida de líquidos que contiene la quinta parte de un litro.

8. m. Der. quinta parte de la herencia, que, aun teniendo hijos, podía el testador legar libremente, según la legislación anterior al Código Civil.

9. m. Mar. Cada una de las cinco partes en que dividían los marineros la hora para sus cómputos.

10. f. Casa de recreo en el campo, cuyos colonos solían pagar por renta la quinta parte de los frutos.

12. f. En el juego de los cientos, cinco cartas de un palo, seguidas en orden.

14. f. Conjunto de personas que nacieron en el mismo año.

15. f. Marcha o velocidad de mayor recorrido en el motor de algunos vehículos.

16. f. Mús. Intervalo que consta de tres tonos y un semitono mayor.

17. f. Col. y Ven. Casa con antejardín, o rodeada de jardines.



¡Porque El Guardián del Idioma tiene festival! Este lunes comienza la quincuagésima versión del Festival de la canción de Viña del Mar, que siempre me ha llamado la atención.

Una palabra que no se utiliza casi nunca durante el año (a menos que se trate de la caja de cambio de un vehículo): quinta. Como era de esperarse, esta voz tiene muchas acepciones. Casi 20.

Entre las 19 definiciones reconocidas por la RAE, la número 10 entrega un acercamiento histórico, como una casa por la que se pagaba una renta equivalente a la quinta parte de los frutos.

Además, esta voz tiene sentido en muchas áreas como la música, el mar, los juegos, entre muchas otras.

Saludos

Cáfila

cafila.jpgcáfila.

(Del ár. qāfilah).

1. f. coloq. Conjunto o multitud de gentes, animales o cosas, especialmente las que están en movimiento y van unas tras otras.

 

Este vocablo arabesco alude a un grupos de ser vivos o personas que se encuentran agrupados en filas, como las caravanas de humanos y camellos que cruzan los áridos parajes.

De todas maneras, un grupo de personas quietas también puede denominarse una cáfila. En portugués, este vocablo alude a un conjunto de camellos.

No confundir con califa, aunque tengan en común la elevada temperatura.

Saludos

Granjear

granjear.jpgVer conjugación granjear.

(De granja).

1. tr. Adquirir caudal, obtener ganancias traficando con ganados u otros objetos de comercio.

2. tr. Adquirir, conseguir, obtener.

3. tr. Captar, atraer, conseguir voluntades, etc. U. m. c. prnl.

4. tr. Mar. Ganar, con relación a la distancia o al barlovento.

5. tr. ant. Cultivar con esmero las tierras y heredades, cuidando de la conservación y aumento del ganado.



La primera vez que vi esta palabra fue en 1995, en una crónica acerca de la vida de Raimundo Tupper. El ex futbolista Alberto Fouillioux escribió que el seleccionado chileno sub-20 del mundial de 1987 se "granjeó" la amistad de quienes lo conocieron con su simpatía.

La palabra me sonó como a granja y la asocié con la cosecha de bienes, más allá de los vegetales. Pura imaginación adolescente, aunque no tanto, ya que la génesis de este vocablo alude a la vida campestre.

Ahora, este término se puede utilizar como un lindo sinónimo de adquirir, lograr, conseguir y obtener algún producto o sentimiento.

Saludos

Cacumen

cacumen.jpgcacumen.

(Del lat. cacūmen).

1. m. coloq. Agudeza, perspicacia.

2. m. ant. altura (cumbre de los montes).


"Lo sospeché desde un principio", era la frase precisa con que el Chapulín Colorado salía del paso cada vez que estaba lejísimo de esclarecer un caso complejo.

El popular personaje de Chespirito trataba de aparentar que tenía cacumen, esa cualidad que, pese a su aspecto torpe y poco inteligente, corría a raudales por sus venas rojas.

Este vocablo me remite a otro escenario de mediados de los noventa, cuando mi profesora de Castellano, María Isabel Neira, lo pronunciaba con exagerada modulación para referirse a aquellos alumnos destacados y que les sobraba "cacumen".

Saludos

Intríngulis

int.jpgintríngulis.

(De or. inc.).

1. m. Dificultad o complicación de algo.

2. m. coloq. Intención solapada o razón oculta que se entrevé o supone en una persona o en una acción.


La verdad es que hace rato que quiero escribir esta palabra, pero siempre me encuentro con un intríngulis: falta de concentración, de tiempo y hasta de inspiración.

Lo cierto es que este vocablo cuenta con dos definiciones bien distintas: la primera alude sólo a algún problema o complicación, mientras que la segunda describe un acto que tiene una segunda intención.

Para ejemplificar los ejemplos, citaré a Hugo Chávez, mi político "fetiche". En un artículo del diario Los Tiempos, de Bolivia, un artículo se titula "El intríngulis del presidente Hugo Chávez".

En ese caso, el texto no se trata sobre los problemas del mandatario venezolano, sino que de las supuestas intenciones del ex militar en su política exterior.

Saludos

Yesca

Yesca / Bear Gryllsyesca.

(Del lat. esca, comida, alimento).

 1. f. Materia muy seca, comúnmente de trapo quemado, cardo u hongos secos, y preparada de suerte que cualquier chispa prenda en ella.

 2. f. Cosa sumamente seca, y por consiguiente dispuesta a encenderse o abrasarse.

 3. f. Incentivo de cualquier pasión o afecto.

 4. f. coloq. Cosa que excita la gana de beber, y, con singularidad, de beber vino.

 5. f. pl. lumbre (? conjunto de yesca, eslabón y pedernal).


Realizando mi tradicional "zapping" de fin de semana, me topé con el McGyver de la sobrevivencia,  (aquel personaje que aparece en el programa "A prueba de todo" de Discovery Channel). Este corajudo deportista extremo, se gana la vida lanzándose a la vida en las condiciones más extremas, armado únicamente con su navaja, su pedernal y su cantimplora.

Básico es en todo manual de supervivencia que una de las cosas que hará la diferencia entre morir el primer día o lograr salir del problema, es la creación de fuego.

Y no hay mucha sorpresa en el hecho de que un ingrediente que no puede faltar para encenderlo es esta materia seca altamente combustible. Pero lo que a mí sí me sorprendió fue la aplicación a otros ámbitos de la vida, en especial las acepciones 3 y 4 según la RAE.

Por un lado es un incentivo de cualquier pasión y por otro aquello que incita beber vino. O sea, sería justo decir que un accidente de tránsito es yesca para mi repulsión a los automóviles, pero una buena comida es yesca para mi gusto por un buen Carménère... JAJAJA

Y sobre todo hoy, Salud!!!

¿Lagaña o legaña?

lagana.jpglagaña.

(De or. inc., quizá prerromano).

1. f. legaña.


legaña.

(De lagaña).

1. f. Humor procedente de la mucosa y glándulas de los párpados, cuajado en el borde de estos o en los ángulos de la abertura ocular.



A diferencia de vianesa o beterraga (es betarraga o beterava), este término está correcto en sus dos formas. Todo depende del país donde se utilice, pues en España la manera más utilizada es con E, mientras que en otros lugares, se estila nombrarla con tres A.

Lo curioso es que el vocablo original es "lagaña", pero la fuerza del uso en el país europeo llevó a que la RAE le entregue a acepción completa a su derivado.

Con la tendencia de los adolescentes de tomarse fotos con sus manos, los muchachos y muchachas se exponen mucho más que antes a mostrar este signo inequívoco de un descanso reparador.

Saludos

Bululú

bululu.jpgbululú.

(Voz imit.).

1. m. Farsante que antiguamente representaba él solo, en los pueblos por donde pasaba, una comedia, loa o entremés, mudando la voz según la calidad de las personas que iban hablando.

2. m. Ven. Alboroto, tumulto, escándalo.


Aunque suena como al nombre de un helado, esta palabra define a un artista muy particular que para ganarse la vida (y obtener mayores ganancias) las oficiaba de hombre-orquesta. En este caso, sería hombre-elenco.

La diferencia con el juglar es que éste último se dedicaba a cantar, entretener y a realizar comedia, mientras que el bululú se centraba en la actuación.

Esta sonora voz la descubrí en "Palabra por palabra", excelente programa lingüístico de Televisión Española y que pueden revisar íntegro en TVE a la Carta.

Saludos

Asueto

072141a_hb_p_008.jpgasueto, ta.

(Del lat. assuētus).

1. adj. ant. Acostumbrado, habituado.

2. m. Vacación por un día o una tarde, y especialmente la que se da a los estudiantes. Día, tarde de asueto.


Contrariamente a lo que pensaba, este concepto sólo se aplica a los días libres y no como sinónimo de vacaciones.

"Me tomaré cinco días de asueto", es una frase que no está correcta, ya que por definición el asueto es singular.

La manera en que esa frase tenga sentido es acumulando días administrativos y tomándolos todos juntos.

El paisaje que vemos en la foto no se puede visitar en un día de asueto, a menos que uno viva en el Caribe.

Saludos

¿Apostrofe o apóstrofo?

apostrofo.jpgapóstrofe.

(Del lat. apostrŏphe, y este del gr. ἀποστροφή).

1. amb. Ret. Figura que consiste en dirigir la palabra con vehemencia en segunda persona a una o varias, presentes o ausentes, vivas o muertas, a seres abstractos o a cosas inanimadas, o en dirigírsela a sí mismo en iguales términos.


apóstrofo.

(Del gr. ἀπόστροφος).

1. m. Signo ortográfico (') que indica la elisión de una letra o cifra.


¡Sorpresillas, vecinillos! como diría el pusilánime Ned Flanders. Los que pensábamos que apóstrofe era ese signo que separaba la O de Higgins, estábamos más perdidos que Arturo Frei Bolívar.

Resulta que esa coma aérea se llama realmente "apóstrofo" y tiene un significado totalmente distinto a su hermano casi gemelo.

Un apóstrofe es una figura literaria que de diálogo que consiste en la interrupción repentina en un discurso o narración, para interpelar a alguien o algo.

Un ejemplo sencillo es "Estaba yo en la cocina, ¿cierto Juan?, cuando las cosas sucedieron", que aporta el sitio Lengua Castellana, que recopila una serie de figuras literarias con casos prácticos.

Saludos

Comentarios recientes

Cerrar
Technorati Profile